Cómo optimizar imágenes sin perder calidad

La calidad de las imágenes y fotos que se utilizan en un sitio web es muy importante para ofrecer un contenido atractivo y que aporte mayor valor a los usuarios. Especialmente en los e-commerce, contar con imágenes de los productos de una alta calidad ayuda a tomar la decisión de compra de los usuarios, que pueden apreciar de forma más real y precisa, el aspecto y características de los artículos.

Utilizar imágenes de calidad viene unido a incluir en la web imágenes o fotografías de gran tamaño, cuyo peso ralentiza la velocidad de carga, arruinando la experiencia de usuario. Optimizar imágenes sin perder calidad es uno de los principales objetivos para conseguir que una página web, tienda online o blog reduzca el tiempo de carga y así ofrezca una mejor experiencia a los usuarios que la visitan.

A continuación, veremos cómo bajarle el peso a una foto manteniendo su calidad,

Ventajas de optimizar las imágenes para tu página web

Las imágenes son elementos muy importantes en un sitio web que se utilizan en páginas, entradas, fichas de productos, banners y muchos otros elementos, con el objetivo de atraer la atención del usuario, complementar la información que se ofrece, y mejorar el aspecto visual del sitio.

Al comprimir fotos sin perder calidad se consiguen una serie de ventajas, entre las que podemos destacar:

  • Mejora el posicionamiento web. Google penaliza a las webs que demoran mucho tiempo en cargar y favorece a aquellas con una velocidad web rápida, con mejores posiciones en sus páginas de búsqueda o SERP.
  • Ayuda a incrementar las conversiones. Al comprimir imágenes sin pérdida de calidad se podrán utilizar fotos e imágenes ofrecen mejor información al usuario, lo que facilita su decisión a la hora de realizar una conversión (como una subscripción o una venta)
  • Acelera el proceso de backup. La compresión de imágenes reduce el tamaño de las mismas, lo que reduce el tiempo necesario para realizar una copia de seguridad del sitio (sobre todo en páginas webs con una gran cantidad de imágenes, como una tienda virtual).

 

Cómo optimizar las imágenes para tu web

Veamos cómo lograr una reducción del tamaño o peso de las imágenes para tu página web o e-commerce, sin tener que reducir su calidad.

Utilizar una herramienta online

Existen numerosas herramientas en internet que te permiten comprimir las imágenes para reducir su peso sin pérdida, o con una mínima pérdida de calidad. Estas aplicaciones en línea tienen un uso muy sencillo: basta con subir la imagen que se quiere comprimir y seleccionar el método de compresión. En unos segundos se realizará la compresión y podrás descargar la imagen comprimida conservando su calidad.

Algunos portales online para comprimir imágenes jpg sin perder calidad son Kraken.io, Compressor.io e Image Optimizer.

Con un plugin optimizador de fotos

Si se utiliza un gestor de contenido como WordPress o PrestaShop para el sitio web puedes descargar e instalar un plugin específico para optimizar las imágenes que subas. Estos complementos se encargan de reducir el tamaño de cualquier foto o imagen que se añada, conservando un alto nivel de calidad.

Entre los plugins de WordPress más populares para reducir el peso de imágenes se encuentran WP Smush, Compress jpeg & png images y Imagify Image Optimizer.

A través de software de edición de imágenes

También puede optar por la optimización manual de las imágenes utilizando programas de edición gráfica como Photoshop, Gimp o similares. Con estas herramientas podrás reducir la resolución de las fotos o elegir entre distintos formatos de imágenes, entre otras opciones para reducir su tamaño.

Aunque de esta forma se tiene mayor control a la hora de optimizar las imágenes web, es un proceso que requiere de mucho tiempo y esfuerzo, sobre todo si se utilizan muchas imágenes.

Utilizar formatos de imágenes web

Otra alternativa para seguir utilizando imágenes de calidad, pero con un tamaño menor para favorecer la velocidad web, es apostando por nuevos formatos de imágenes para web como WebP.

Este formato creado por la propia Google admite fotos de gran calidad, animaciones y añadir una capa de transparencia, utilizando un algoritmo avanzado de compresión sin pérdida que reduce su peso de forma notable.

La desventaja de WebP es que aún hay navegadores web que no soportan el formato y que no mostrarán las imágenes de tu web que lo utilicen.

 

Hemos visto cómo bajar el peso de las fotos sin perder calidad durante el proceso, una práctica muy importante a la hora de optimizar la velocidad de carga de una web sin sacrificar por ello la calidad de su contenido visual.

Optimizar las imágenes de tu sitio web sin pérdida de calidad debe ser una prioridad para garantizar siempre una buena experiencia de usuario. Las imágenes son elementos fundamentales para el posicionamiento SEO y las conversiones por lo que sacrificar su calidad por reducir su tamaño, no es la mejor alternativa.

×